viernes, 7 de abril de 2017

SENDA DEL MONTE DEVA (VII)


Sigo avanzando entre árboles, dejándome ir entre luces y sombras que bailan con la brisa. Luego el camino desemboca en una zona más abierta, para poco después dividirse en dos. Al norte va hacia el Observatorio Astronómico, al sur se dirige al Centro de Interpretación de la Naturaleza. Hay que decidir hacia dónde ir primero...

12 comentarios:

  1. Ay, ese árbolito en primer plano del segundo dibujo es un bellezón y el dibujo en su conjunto es de un encanto y sutileza como para quitarse el sombrero, Brad mío...

    Abrazotes gordotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marga. A mí también me pareció que ese árbol merecía un dibujo...
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Los árboles, que de siempre, misteriosos compañeros, se expresan,
    casi, como los humanos, nos hablan, con sus ramas, y nos muestran sus
    penas y alegrias, con sus flores y follajes.
    Estos que nos muestras tu, son tus compañeros de Senda, que te saludan,
    contentos, agradecidos por lo bien que los dibujas, se diría que el segundo,
    en pleno delírio, te quiere invitar, a su fiesta privada.
    Yo iría, primero al observatorio astronómico, desde donde se observa
    la naturaleza còsmica. Quien a buen árbol se arrima...... buena Senda le cobija !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los árboles compañeros de senda son, Fernando. Y ese hecho quedó plasmado en el cuaderno...
      Quien a buen árbol se arrima... ¡descubre la fórmula de la gravedad!
      Un abrazo, Ilustre.

      Eliminar
  3. Dos excelentes dibujos acuarelados sobre los árboles del camino. Supongo que al dividirse, primero fuiste a uno y luego al otro. Es lo que toca!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegué al cruce, Joshemari. Ahora tengo que decidir si tiro a la derecha o a la izquierda...
      Muchas gracias, amigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Muestrario de árboles dibujados con mimo. El segundo paisaje tiene un encanto especial.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los árboles se mueven poco, Carmen. Se dejan dibujar...
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Es un placer que nos invites a estos paseos, Oñera. Esos árboles que parecen mecerse jugando con la luz, sus tonos cambiantes. Me resulta imposible ver tus obras sólo como un dibujo, es más una sensación , la del que del que se centra en disfrutar de ese maravilloso paisaje y tiene la gran capacidad de transmitirlo. Muchas gracias, querido Oñera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sólo disfruto dibujando, Susana. Si además consigo alcanzar una mínima parte de lo que describes, entonces... ¡miel sobre hojuelas!
      Muchas gracias, amiga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Continuando con tu orden y composición esmerada, por esta vez, has logrado una perfecta descripción informativa de las especies arbóreas que te son próximas. Y desde un punto más genérico de su situación en el paisaje que le es propio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigo en la línea de este cuaderno dedicado a las sendas del concejo de Gijón.
      Muchas gracias, Jesús.
      Un abrazo.

      Eliminar

Nuestro Grupo en Flickr